El clásico del fútbol polaco, que enfrenta al Lech Poznan contra el Legia de Varsovia, dejó la imagen curiosa del fin de semana. Dada la importancia de un encuentro frente al eterno rival, los ultras del equipo local decidieron recibir a sus jugadores con un tifo que, más que dar ánimos, añadía presión.

"Pelota o plomo", se podía leer en las gradas bajo una enorme lona con la cara de Pablo Escobar, exjefe del Cartel de Medellín y uno de los narcotraficantes más famosos de la historia.

Un partido a vida o muerte es lo que querían plantear los aficionados más radicales, y lo consiguieron. A pesar de las restricciones por el coronavirus, en Polonia se permite el acceso de público con un límite muy restringido. 8.167 personas vieron en directo el partido.

 

Finalmente, el Lech Poznan se llevó la victoria frente al Legia por dos goles a uno, colocándose a ocho puntos del equipo de la capital, que es líder.