El partido entre el Olympique de Lyon y el Stade de Reims presenció una de las patadas más salvajes que se recuerdan en el fútbol, sea en categoría masculina o femenina. La autora de la entrada fue Selma Bacha, que mandó a su rival Melissa Herrera al hospital tras un rodillazo en la cabeza.

Sucedió en el descuento, cuando el partido estaba claramente decantado para las actuales campeonas de Europa. Ganaban a su rival por 0-3 cuando, en un balón dividido, Bacha fue con todo e impactó con violencia en la cara de la futbolista del Reims.

Se fue directa al suelo tras el golpe llevándose las manos al rostro. Sus compañeras, inmediatamente, fueron a ver cómo se encontraba, al igual que una Selma Bacha que, lógicamente, ni protestó por la tarjeta roja que vio.

 

Melissa Herrera fue trasladada al hospital y Bacha, en un mensaje a través de redes sociales, quiso disculparse por la acción.

"Son solo palabras, pero quería pedir perdón a Melissa por mi acción totalmente descontrolada. Deseo que te recuperes pronto, y de todo corazón espero que no sea nada grave", dijo.

Tras pasar la noche en el hospital, Herrera ya está en casa: "Mil gracias por los mensajes. Ya estoy en casa, los resultados fueron buenos y quedan unos días de recuperación con mi nuevo mejor amigo 'cuello ortopédico. Nos vemos en las canchas pronto".