La resolución del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) revolando la sanción que pensaba por parte de la UEFA sobre el Manchester City ha traído mucha cola.

Después de que el organismo europeo sancionase al conjunto 'citizen' sin poder jugar competiciones europeas en dos años por incidencias en sus cuentas, el TAS, ante la apelación de los ingleses, ha decidido no ratificar la sanción y permitir al City jugar Champions la próxima campaña.

Sobre esto le preguntaron en rueda de prensa a Jürgen Klopp, entrenador del Liverpool, máximo rival del cuadro de Pep Guardiola en la Premier League.

"Estoy feliz de que el Manchester City pueda jugar la Champions League, pero ayer no fue un buen día para el fútbol. Pienso que el Fair Play Financiero es una buena idea para proteger la competición, nadie puede gastar más de lo que debe", señaló el teutón.

"Si los clubes más ricos y los países pueden hacer lo que quieran, entonces esto dificultará todo. Esto conduciría a una liga mundial, dependería de quién sea el dueño de los clubes y no los nombres de estos", añadió.

A su vez, Klopp tiró de ironía para verle el lado bueno a la presencia del City en Champions: "Desde un punto de vista personal estoy feliz que el City pueda jugar la próxima Champions League, si no tuviera esos 10/12 partidos más, nadie tendría oportunidad de ganar la Premier".

Por último, el entrenador 'red' quiso resaltar la importancia de FPF: "Espero que nos ciñamos a este sistema de Fair Play Financiero que espero que se mantenga, ya que pone límites de dónde puedes ir y eso es bueno para el fútbol. Si ya nadie tiene que preocuparse de esto, dificultará la competencia".