Pablo Pérez, centrocampista y capitán de Boca Juniors, se mostró muy contundente al ser preguntado sobre la posibilidad de haber disputado el partido en la cancha de River tras los graves incidentes ocurridos y que su autobús fuera apedreado a la llegada al campo.

"¡Es una vergüenza! No puedo jugar al fútbol así, en una cancha donde puedo llegar a morir", indicó Pérez.

"Tengo tres hijas. La mayor estaba llorando cuando regresé a a casa. Es una vergüenza, No puedo jugar al fútbol así, en una cancha donde puedo llegar a morir. Si le damos la vuelta en casa de River, ¿qué pasa? ¿Me matan?", denunció el capitán de Boca Juniors.

La Conmebol debe pronunciarse al respecto de en qué fecha y con qué condiciones se disputa la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors. Además, no se descarta una posible sanción para River por los incidentes acaecidos el pasado fin de semana.