El PSG ha confirmado lo que todo el mundo sabía en los últimos días: que Leo Messi ha fichado por el club francés y jugará en París a partir de esta temporada. Así lo ha hecho público el equipo en redes sociales, donde ha colgado un vídeo en el que desvela, además, que la estrella argentina lucirá el dorsal 30, el mismo que usaba cuando comenzó su etapa en el Fútbol Club Barcelona.

"Un nuevo diamante en París! PSGxMESSI", ha escrito el Paris Saint-Germain en Internet; un mensaje que en tan solo unos minutos ha recopilado miles de retuits y de 'likes'. La reacción no sorprende, viendo cómo ha sido recibido el antaño jugador del Barça a su llegada a la capital francesa. La euforia y la locura se han desatado en las calles de París, donde en la tarde de este martes sólo se escuchaba un nombre: Messi.

 

El argentino no obvió la reacción de su nueva afición, y agradeció el gesto saludando con una amplia sonrisa. Ya en el avión con destino a la capital francesa, su mujer adelantaba la que iba a ser "su nueva aventura juntos". Y hay quien todavía no se cree del todo esa nueva aventura. "Es una locura, corearemos su nombre. Es toda una leyenda que se viene con nosotros", contó a laSexta un aficionado del PSG. Claro, la euforia de París contrasta con la tristeza de Barcelona. En el aeropuerto, Messi se marchó con un simple gesto, el dedo pulgar hacia arriba, sin decirle nada a los que se dejaron la piel animándole.

Si hablamos del Barça, hasta 137 millones va a perder el club en valor de marca por el jugador. Sí, 137, de los cuales 77 millones de euros es lo que dejaría de ingresar por ingresos comerciales, 17 millones por los partidos que ya no juegue y 43 por la venta de camisetas. De hecho, solo por vender las elásticas de Messi el Barcelona generaba unos ingresos de 200 millones de euros. Laporta reconoció el pasado viernes que la situación económica del Barça es "más grave de lo que se creía". En total la deuda asciende a los 1.200 millones de euros, de los cuales más de 700 hay que saldar en los próximos meses para poder pagar los gastos más urgentes.

Y mientras el Barça se ve en la ruina y ya sin su jugador estrella, la hinchada francesa se reunía enfervorizada alrededor del Parque de los Príncipes. Durante esas horas, Messi ha visitado este martes el estadio del París Saint-Germain después de haber pasado la revisión médica en el hospital Americano de Neuilly. No trascendieron detalles de esta visita, que no estaba en principio programada. El argentino pasa la noche en el lujoso hotel Le Royal Monceau, en la zona más distinguida de París y donde están hospedados Sergio Ramos y Gianluigi Donnarumma.

Este miércoles, está prevista una rueda de prensa para su presentación a las 11:00 horas en el Parque de los Príncipes. Gracias a una excepción que abrió la Liga francesa, Messi portará el número 30 en el París Saint-Germain (PSG) -dorsal destinado a los guardametas- y no el 10, declinado por el argentino a pesar de que el brasileño Neymar se lo brindó, informaron medios locales.