Árbitros marcando goles, poniendo 'zancadillas'... y ahora recogepelotas defendiendo. Y no, no por el dar un balón más lento al rival, sino porque directamente uno entró al terreno de juego para evitar un tanto del equipo contrario.

Sucedió en Argelia, en un partido de la Segunda división del país que jugaron el Chelgoum Laid y el Batna cuando uno de los recogepelotas locales protagonizó una imagen casi nunca, o directamente nunca, vista en un campo.

El encuentro, que acabó por 2-1, tuvo en este recogepelotas a un salvador, y es que se introdujo en el verde para salvar un gol cantado del rival.

Cantado porque no había ni portero. Ya celebraban la diana cuando el recogepelotas entró y salvó el gol despejando lejos el cuero de la línea de gol.

 

Y es que los recogepelotas 'juegan', pero esto ya es llegar a otro nivel.

No es dar el balón rápido en una remontada o para ampliar al presión sobre el rival, o directamente 'desapareciendo' para mantener un resultado ajustado. En Argelia, directamente, entran al campo para salvar a su equipo de un gol.