El partido entre el Lens y el Lille de la Ligue 1 de Francia está detenido por un nuevo episodio ultra. Los radicales del equipo local han asaltado el césped del Bollaert-Delelis y han obligado a parar un encuentro que podría suspenderse.

Todo ha sucedido en el descanso, cuando estos ultras han accedido al verde con el objetivo de enfrentarse a la afición del cuadro visitante.

 

Esto ha provocado que la segunda parte del encuentro, que marchaba cero a cero, empiece con retraso, aunque hay una delegación de la Ligue 1 decidiendo si se disputa o si se suspende.

Con todo por decidirse, los jugadores han saltado al campo para realizar diversos ejercicios de calentamiento.

Este hecho recuerda, y mucho, a lo sucedido en el partido entre el Niza y el Olympique de Marsella, cuando los radicales locales saltaron al campo para pegar a los futbolistas del equipo visitante.