El Manchester City, el Paris Saint-Germain... y ahora el Newcastle United. ¿Un nuevo club-estado en el fútbol? La familia real de Arabia Saudí, a través de un fondo de inversión, se ha hecho con este equipo de la Premier League a cambio de 360 millones de euros.

Este fondo posee un capital de 360 billones de euros, diez veces más que el Manchester City, el que hasta ahora era el club más rico de Inglaterra. En su segundo intento la familia real de Arabia Saudí ha aterrizado en el mundo del fútbol.

Se trata del 'Public Investment Fund' (PIF), un inversor que sería independiente al estado, por lo que la Premier ha aceptado que se lleve a cabo esta operación millonaria. Una operación que promete llevar al Newcastle a lo más alto.

Y la afición de las 'urracas' está encantada. Así lo han demostrado en los aledaños de su estadio, donde se han acercado miles de fans para festejar la venta de su club al jeque Mohammed Bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí es quien está detrás del PIF.

 

Amnistía Internacional ha criticado abiertamente la llegada de este país al mundo del fútbol. Estas han sido las palabras de su portavoz: "Bajo Mohammed bin Salman, la situación de los derechos humanos en Arabia Saudí sigue siendo terrible, con activistas de los derechos de las mujeres, activistas chiítas y defensores de los derechos humanos todavía acosados y encarcelados, a menudo después de juicios evidentemente injustos".

En lugar de permitir que personas involucradas en graves violaciones de derechos humanos entren al fútbol inglés sólo porque tienen los bolsillos llenos", la ONG instó "a la Premier League a cambiar su criterio (de selección) de los propietarios y directivos" de sus clubs.

Pero la Premier no ha escuchado a Amnistía Internacional y la familia real de Arabia Saudí, aunque no de manera directa, ya manda en el Newcastle United.