La llegada de Diego Armando Maradona a Nápoles provocó una catarsis en el equipo italiano. La temporada anterior a su fichaje estuvieron muy cerca del descenso, pero una vez aterrizó el '10' en San Paolo cambió la realidad del equipo.

Maradona fichó por el Napoli en 1984 procedente del FC Barcelona tras recibir una dura sanción en España por agredir a un jugador del Athletic Club de Bilbao en la final de la Copa del Rey.

En Italia estuvo hasta 1991, año en el que salió a la luz su positivo por cocaína tras un control rutinario después de un partido contra el Bari.

Siete años le bastaron al Diego para ser todo un héroe de la ciudad. Luigi de Magistris, alcalde, manifestó su deseo de que San Paolo, feudo del Nápoles, pase a llamarse Diego Armando Maradona en homenaje al futbolista que alzó Scudettos (1987 y 1990), una Copa de Italia y una Copa de la UEFA con la zamarra celeste.

 

"Una noticia trágica en un año pésimo. El amor de Nápoles por Diego es visceral (...) Con él y a través del fútbol, parece increíble, Nápoles resurgió con el 'Scudetto' de 1987. Maradona es un hombre que unió a todos los napolitanos de todo el mundo y a los seguidores de otros equipos", expresó el edil.

A pesar del confinamiento decretado en la ciudad, las plazas del Barrio Español, donde se encuentran los increíbles murales del '10', se abarrotaron de 'tifosi' que quisieron darle el último adiós al hombre que les cambió la vida.