El Real Madrid ganaba ayer frente al Brujas con un 1-3 en la última jornada de la fase de grupos donde los blancos no se jugaban nada.

La polémica llegó cuando un aficionado del Brujas exhibió una estelada junto a la zona de los madridistas, y lo hizo en repetidas ocasiones. Esta acción no agradó a los hinchas merengues que, indignados ante esta situación, protagonizaron un canto que decía así: "Puigdemont a prisión".

 

No es la primera vez que el expresidente de la Generalitat de Cataluña es víctima de estos cánticos. Esta misma semana, unos votantes de vox fueron hasta un hotel de Brujas donde se encontraba Puigdemont para gritarle exactamente lo mismo.

Todo esto sucede en la previa del Clásico del próximo 18 de diciembre donde el temor a que sea politizado y boicoteado por Tsunami Democràtic es máximo.