Sean Connery ha muerto a los 90 años. El actor británico, famoso por ser, entre otros, James Bond, el padre de Indiana Jones y el Rey Arturo, estuvo muy cerca de decir 'no' a todo eso. Fue cuando apenas tenía 23 años cuando sobre su mesa había una oferta del Manchester United, algo que rechazó.

Y que considera por otra parte un gran acierto: "Un jugador de élite comienza su decadencia con 30 años. Yo tenía 23, así que al final elegí ser actor. Es una de las cosas más inteligentes que he hecho".

Por aquel entonces jugaba en el Bonnyringg Rose Athletic. Fue cuando, en un amistoso, el entrenador del Manchester United se encontraba en la grada y vio cómo se manejaba el joven Connery con la pelota.

Ahora, con su muerte, el equipo en el que fue jugador, el ya mencionado Bonnyring Rose Athletic, se ha querido despedir de él en redes sociales.

"Un arcoiris aparece en el New Dundas Park tras el triste anuncio del que fue nuestro jugador más famoso y uno de los escoceses más emblemáticos de todos los tiempos. Nuestra más sentido pésame a su familia", dice el texto.

 

Sean Connery ha sido un gran amante del fútbol. Incluso llegó a realizar el saque de honor en un partido en que el Barça se enfrentó a un equipo combinado de Palestina a Israel, y llegó a compartir un tiempo con el legendario Ronaldinho Gaucho.

Sean Connery, viendo su carrera como actor, tenía toda la razón del mundo en elegir el cine en vez del balón. Famoso por ser James Bond, personaje al que interpretó durante 20 años desde 'Doctor No' hasta 'Nunca digas nunca jamás', ganó un Oscar como Mejor Actor Secundario gracias a 'Los Intocables'.

Además, fue el Rey Arturo en 'El Primer Caballero', Ricardo I de Inglaterra en 'Robin Hood' y un mítico Henry Jones, padre de Indiana Jones, en 'La última cruzada.

Lo curioso del caso es que la diferencia de edad entre Connery y Harrison Ford era de tan solo 12 años.