Sin duda se trata de una de las caras más oscuras que nos está dejando la pandemia. Una de las consecuencias directas de la misma para tratar de frenar su propagación es la instauración de medidas restrictivas en cuanto a la movilidad y reunión de personas.

Con la nueva cepa de coronavirus causando estragos, diversos gobiernos europeos (entre ellos se encuentran España y Alemania) han prohibido la entrada de aviones procedentes de Reino Unido a sus países.

Esta medida implica que, en ningún caso, residentes en las islas podrán entrar a los países que hayan implantado las citadas medidas.

Es el supuesto que le está ocurriendo a Jürgen Klopp, entrenador del Liverpool. Su madre, Elisabeth Klopp, falleció con 81 años este martes en Alemania.

 

El técnico 'red' no podrá volar a su país de origen para asistir al funeral debido a las restricciones ya mencionadas, por lo que se ha despedido de su progenitora a través de un medio local.

"Tan pronto como las circunstancias lo permitan, realizaremos una conmemoración maravillosa que sea apropiada", explica Klopp en 'Schwarzwaelder Bote'.

"El hecho de que no pueda estar en el funeral se debe a los tiempos terribles", añade el técnico, que procesaba un gran amor por su madre: "Ella significaba todo para mí. Era una verdadera madre en el mejor sentido de la palabra".

"Como cristiano devoto, sé que ahora está en un lugar mejor", zanja Klopp, que vio por última vez a su madre en su 80 cumpleaños.