Drama en el fútbol francés. Un jardinero del Lorient ha muerto después de que, tras el encuentro ante el Rennes, se le cayera encima un foco de luz mientras trabajaba en las labores de mantenimiento de césped.

En cuanto todo sucedió, los servicios médicos atendieron al operario al encontrarse aún en el estadio. Tras prestarle ayuda, finalmente fue trasladado en ambulancia al hospital de Lorient.

Previamente, había sufrido un paro cardiaco del que pudo ser reanimado tras recibir primeros auxilios.

 

Sin embargo, no se pudo hacer nada para salvar su vida y finalmente murió en el hospital.

Sabedor de la gravedad de los hechos y del estado del jardinero, en rueda de prensa el entrenador del Lorient trató de mandarle toda la fuerza posible: "Estamos con él".