El coronavirus está teniendo cada vez mayor incidencia en Bolivia. El país sudamericano acumula ya más de 280 personas fallecidas y 7.800 contagiados por COVID-19.

Entre los fallecidos se encuentran tres personas de la misma familia que estaban inmersos en el mundo del fútbol.

Franz Román Guzmán, jugador del Universitario de Trinidad de la segunda división boliviana, falleció tras contraer el virus y luchar durante semanas.

Al igual que Frans, su padre, Belizario Román, expresidente del club, y su tío, Luis Carmelo Román, entrenador del Deportivo Perejique, también han muerte a causa del coronavirus.

 

El presidente de la Asociación Beniana (de Beni, Bolivia) de Fútbol, Ángel Suárez anunció la fatal noticia: "Con mucho dolor lamentamos las muertes por COVID-19 del jugador Franz Román Guzmán, del entrenador Luis Carmelo Román y el extesorero de la Asociación Beniana de Fútbol, Belizario Román. Beni clama por ayuda sanitaria".