Ramón Rodríguez Verdejo, más conocido como 'Monchi', encarna ese papel que muchos aficionados al fútbol querríamos hacer, ese que requiere del estudio, investigación, contacto, desarrollo y determinación a la hora de fichar.

El director deportivo del Sevilla FC no es solo uno de los más famosos dentro de LaLiga, sino que su labor ha llegado a oídos de todo el viejo continente, logrando hacer efectivos fichajes desconocidos que posteriormente explotaron en el Pizjuán y fueron vendidos por una cantidad mucho superior a la originaria.

En una entrevista concedida a LaLiga, 'Mochi' ha repasado sus dos etapas en el club hispalense (tuvo un breve inciso en la AS Roma), y se ha visto en la tesitura de tener que quedarse con uno de esos fichajes que él ha hecho y que tanto éxito ha tenido después.

"Si te tengo que quedarme con uno, pues posiblemente como modelo de contratación, como rendimiento, como posible rendimiento económico aportado al club; evidentemente es Daniel Alves, porque es un jugador que descubrimos prácticamente de la nada, tuvo que tener un tiempo de adaptación, que rindió en el Sevilla ganando cinco títulos, que luego fue vendido generando una plusvalía tremenda y que a día de hoy sigue siendo un enamorado del Sevilla. Tiene todos los pasos que uno desea cuando trae a un jugador", apuntó 'Monchi', que nunca ha escondido su devoción por el lateral brasileño.

A su vez, el director deportivo también quiso destacar el buen hacer de otros futbolistas en la capital andaluza: "Luis Fabiano, Kanouté, Renato, Banega, Gameiro, Rakitic... podría estar toda la entrevista diciendo nombres de jugadores que han sido contrataciones muy importantes y sobretodo rendimientos muy importantes".

"Me siento orgulloso de todos, es como el padre que tiene mucho hijos que quiere a todos iguales, y yo a todos los que he traído los quiero igual porque todos han aportado algo en el crecimiento del club", zanjó 'Monchi', que se encuentra ultimando los detalles de la plantilla que tendrá a su disposición Julen Lopetegui esta temporada.