13 meses después de comenzar las negociaciones para la creación de un convenio colectivo para el fútbol femenino, las jugadoras han decidido convocar una huelga debido al estado de paralización en la que se encuentran las conversaciones.

En un momento en el que la competición ha comenzado a generar sus propios ingresos gracias a patrocinadores y derechos televisivos, las jugadoras creen que es necesario crear este convenio para sentar las bases del fútbol femenino del futuro en España.

Temas como el salario mínimo, la cobertura en caso de maternidad o incapacidad o la duración de la jornada no están regulados. David Aganzo, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), criticó que "ser mujer y futbolista no puede seguir siendo una cuestión de heroicidad".

Las líneas rojas que plantean desde la AFE son las siguientes:

- Parcialidad: Es la gran piedra en el camino de la negociación. Los clubes ofrecen 20 horas semanales de jornada mínima, mientras que los sindicatos piden 30 horas semanales, rebajando su petición inicial.

- Salario mínimo: las jugadoras piden 20.00 euros brutos anuales por 40 horas semanales, aunque la patronal ofrece 13.000.

- Revisión salarial: la propuesta de los sindicatos es pactar un incremento salarial para todas las retribuciones y conceptos salariales equivalente a un 10% anual.

- Plus de antigüedad: la petición es un importe equivalente al 5% del salario mínimo fijado en este convenio o el fijado en su caso en contrato por cada dos años de permanencia en el mismo club.

- Vacaciones: 30 días naturales, de los cuales 21 días de vacaciones de verano serían consecutivos, manteniendo los días de descanso adicionales en Navidad igual, que en el Convenio Colectivo masculino.

- Inclusión del protocolo de embarazo, maternidad y lactancia aportado por AFE, con ayudas a la maternidad de 600 euros.

- Complemento salarial por Incapacidad Temporal, sea cual sea la contingencia, al 100% del salario durante todo el período de baja.

- Cobertura a través de una póliza de seguros de las contingencias de muerte o incapacidad permanente que le impida desarrollar la actividad de futbolista por importe de 60.000 euros en caso de muerte y 90.000 € en caso de incapacidad permanente en sus grados de total, absoluta o gran invalidez.

- Vigencia: los sindicatos piden que este convenio tenga una vigencia de un año.