El Barça salió del Nuevo Los Cármenes con un punto en su casillero. Un punto que pudieron ser tres, pero que no lo fueron porque Puertas empató el duelo a escasos minutos para el final del envite. Y los datos hablan por sí solos.

Sí, el Barça de Xavi tuvo más balón que el Granada, algo que no debe sorprender viendo los estilos, y jugadores, que tienen ambos equipos. Los culés tuvieron un 65% de posesión por el 35% de su rival, pero eso no se tradujo en más ocasiones.

De hecho, tuvieron menos. A pesar de tener más tiempo la bola en sus pies, el Barça dispuso de 13 remates por los 14 del Granada.

Destaca más cuántos fueron a portería. Los de Xavi tan solo tuvieron un disparo entre palos, mientras que los nazaríes dispusieron de un total de cuatro.

Además, no fue por el tema de las faltas por lo que el Barça no supo cómo llegar al área nazarí. En el capítulo de infracciones, los culés cometieron un total de, ojo, 21 faltas. Doce más que los de Robert Moreno.

A pesar de tener más balón, el Barça no halló con facilidad el camino al área del Granada. Luuk de Jong, a centro de Dani Alves, puso el 0-1 pero Puertas empató casi al final del encuentro.

En el minuto 80, doble amarilla para Gavi, que se fue a la caseta, y el Barça con diez y rozando la alineación indebida en los instantes finales del envite.