Marcus Thuram, delantero del Borussia Monchedgladbach e hijo del legendario Lilliam Thuram, rindió un sentido homenaje a George Floyd en la celebración de su gol ante el Unión Berlín.

El delantero, uno de los jugadores que más en lucha está contra el racismo, hincó su rodilla en el césped del Borussia Park. El gesto recuerda al realizado por Colin Kaepernick en 2016, cuando el jugador militaba en los San Francisco 49ers de la NFL.

No fue el único gesto sobre George Floyd que se ha vivido en esta jornada de Bundesliga. Weston McKennie, estadounidense del Schalke, llevó puesto un brazalete en el que se podía leer 'Justicia para George'.

Esto, a pesar de su buena intención, le podría acarrear una sanción. La DFL no permite mostrar lemas ni frases reinvidicativas.

La muerte de George Floyd a manos de un policía en Minneápolis ha consternado al mundo. El deporte se ha levantado para protestar contra el acto de racismo, y de entre todos ellos la NBA es la competición que más activa se ha mostrado. Muchos de los grandes nombres del torneo han hecho ver su ira por el suceso.

LeBron James alzó su voz contra el racismo, al igual que un Kareem Abdul-Jabbar que, en una columna de opinión, afirmó que se había abierto "la temporada de caza de negros".

Además, Jaylen Brown recorrió 15 horas en coche para liderar, junto a Malcolm Brogdon, una marcha en Atlanta.