El estado de salud de Diego Armando Maradona es una incógnita constante. En la última imagen que se tiene del campeón del mundo en México 86, se le puede ver bailando y mostrando su trasero a la cámara.

Estas instantáneas provocaron mucha controversia entre sus seguidores, que manifestaron su preocupación por la salud del 'Pelusa'.

Su médico personal, Leopoldo Luque, apareció en 'América TV' e informó sobre el estado del exfutbolista de 59 años, sobre quien asegura que la época de confinamiento le ha lastrado.

"Diego está bien. Obviamente, esta cuarentena es muy difícil para todas las personas que se encuentran aisladas realmente, como él, lo sienten y mucho. Esto trae trastornos de ánimo. Es una realidad que no solo afecta a Maradona", indicó en un primer momento, aunque añadió que "no es lo mismo tratar a un paciente común que a Maradona".

Sobre las imágenes que salieron de Maradona a la luz, Luqué señaló: "Él, por momentos, tiene excesos con el alcohol y por momentos no. Este esta cuarentena, estos problemas familiares son terribles para él. Entonces cuando escucho que es un tema de pastillas... No, eso es simplificar un problema que tiene un sistema de comprensión más alto".

A su vez, afirmó que Diego continúa siendo una persona propensa a la recaída en las drogas: "Cualquier persona con los antecedentes de él, esa personalidad adictiva que el demostró con la cocaína, necesita de un entorno familiar. Si pasa lo contrario, es dramático porque el paciente empieza a querer salir de la realidad y una persona con los antecedentes de él nunca está curada. Está tratada. Las recaídas son parte de cualquier tratamiento".

Aún así, quiso asegurar que Maradona se encuentra completamente limpio de drogas: "Diego está limpió de cocaína, completamente. Acá la idea no es venir a cubrir ni defender a nadie, sino encontrar claridad en cosas que escucho".

Por último, reseñó que el técnico del 'Lobo' sí toma ansiolíticos recetados: "Él tiene algunos ansiolíticos recetados desde hace bastante tiempo. Son tratamientos que nosotros continuamos porque algunos medicamentos no se pueden sacar así nomas. El cuerpo desarrolla tolerancia y retirarlos de forma drástica puede ocasionar problemas. Y el alcohol... Él toma, pero lo estamos trabajando. Quizá hoy, así por teléfono, no es el mejor modo de tratarlo. Es un paciente absolutamente complejo y este tratamiento se adapta al paciente y se necesita de la voluntad de él para el éxito".