El estratoférico contrato de Leo Messi publicado por 'El Mundo' hace unos días, y completado en los venideros, han generado una enorme polémica en el mundo del deporte.

El mayor contrato de la historia, para unos, es una exageración dadas las cifras que alcanza; para otros, es lícito ya que fue el club el que consideró rentable ponérselo encima de la mesa allá por 2017.

Su filtración no ha sentado bien a Leo Messi y, según ha desvelado 'Rac1', el argentino demandará a cinco empleados y directivos del FC Barcelona por su vinculación con los hechos.

Carles Tusquest, presidente de la Junta Gestora; Óscar Grau, director general; Josep María Bartomeu, expresidente; Jordi Mestre, exvicepresidente; y Román Gómez, responsable de los servicios jurídicos, son los señalados.

Mientras unos como Tusquets o Gómez mantienen su silencio, otros como Grau y Bartomeu defienden su inocencia.

"Siento escuchar que yo he filtrado el contrato, es totalmente falso", ha afirmado exmandatario culé.

"El que lo ha filtrado algún interés tendrá, pero desde luego que nosotros desde el club ninguno", ha asegurado Mestre, su mano derecha en 'Can Barça'.