Al igual que hemos podido ver en las celebraciones de los títulos domésticos del Liverpool o del Cádiz, en Oporto cundió el descontrol después de que los 'dragones' vencieran por 2-0 al Sporting de Portugal y se proclamaran campeones de liga.

En la celebración a pie de campo, Iker Casillas volvió a pisar el césped de su feudo 14 meses después de que sufriera un infarto que le obligara a dejar a un lado los terrenos de juego.

"Hacía que no pisaba Do Dragão 14 meses. Al final uno se emociona con esto", afirmó el guardameta a 'Porto Canal', añadiendo que sus compañeros han sido los "artífices" de tal logro.

 

Paralelamente, las calles se abarrotaron de miles de aficionados del Oporto que celebraron la conquista del título incumpliendo con la distancia de seguridad marcada y, la mayoría, sin portar mascarilla.

A pesar de que el alcalde de Oporto, Rui Moreira, pidiera que se evitaran las aglomeraciones ya que la situación está "controlada, pero no está neutralizada", los aficionados hicieron caso omiso y salieron a festejar el título a las calles de Portugal, un país que acumula casi 47.500 contagiados, siendo 375 en las últimas 24 horas.