Lionel Messi será el primer capitán del Barça para esta temporada. El argentino, que demostró querer irse del club mandando un burofax, no presentándose a los entrenamientos en la fecha estipulado y con una entrevista en la que afirmó que se quedaba solo para evitar un juicio, portará el brazalete en la temporada 2020-21.

Así lo ha confirmado el Barcelona a través de sus redes sociales y en su página web. "Por tercera temporada consecutiva, los cuatro portadores del brazalete serán Leo Messi, Sergio Busquets, Gerard Piqué y Sergi Roberto, en este orden", dice el club.

 

"Desde la marcha de Andrés Iniesta en 2018, el astro argentino ha sido el encargado de capitanear el conjunto azulgrana. El 10 afronta su 17ª temporada en el primer equipo y la tercera como capitán", reza el texto.

Había ciertas dudas sobre si, después de su rajada contra el proyecto del club y contra Josep María Bartomeu, presidente, sería Messi el encargado de llevar el brazalete de capitán.

Además, la imagen en el vestuario del partido ante el Bayern de Múnich, cuando se le vio hundido en el descanso, tampoco invitaban al optimismo sobre si sería él, u otro jugador, el encargado de ser el capitán del Barcelona.

Lionel Messi estuvo muy cerca de cambiar de aires esta temporada. El argentino, finalmente, no pudo abandonar el club debido a la cláusula de 700 millones, y dijo que Bartomeu había "faltado a su palabra".

Es su última temporada en el Barça, salvo que firme una nueva renovación, y quedará libre el próximo verano. A partir de enero podrá negociar con cualquier club... aunque hay elecciones en el club culé y el cambio de presidente podría hacerle cambiar de idea.

Quienes no parece que vayan a seguir mucho más de azulgranas son Luis Suárez y Arturo Vidal. Los dos, amigos de Messi en el club, no irán convocados al partido amistoso de los culés ante el Nastic.

Ronald Koeman ya le dijo al uruguayo que no cuenta con él, y la Juventus podría ser su destino final.