Escándalo en la Premier League. Tres jugadores del Leicester City han participado en una fiesta ilegal que reunió a 20 personas. La reunión se produjo en casa del jugador español Ayoze Pérez, que organizó el evento junto con sus compañeros James Maddison y Hamza Choudhury.

La fiesta ilegal, desvelada por el diario 'The Thelegraph', se produjo el pasado 3 de abril tras la derrota de los 'foxes' frente al Manchester City. El técnico del Leicester, Brendan Rodgers, manifestó sentirse "decepcionado" con sus jugadores, a quienes ha mandado un mensaje en rueda de prensa. "Esto es algo más grande que el fútbol. Hay que respetar lo que está sufriendo la nación y nosotros tenemos que respetar cuáles son nuestros valores dentro de nuestro club", afirmó Rodgers.

El club ya ha impuesto una sanción a sus tres futbolistas que se saltaron el estricto confinamiento por la pandemia en Inglaterra, levantado el pasado lunes 12 de abril. Los tres jugadores han estado una semana apartados del equipo, sin poder jugar el partido que su equipo perdió frente al West Ham. Este miércoles finaliza su castigo, por lo que podrán estar disponibles para el próximo partido del Leicester de la Carabao Cup frente al Southampton.