El nuevo defensor del Sevilla FC, Joris Gnagnon, perdió la cabeza durante el amistoso de pretemporada frente al Liverpool y asestó una brutal patada al juvenil 'red', Yasser Larouci. Gagnon fue expulsado inmediatamente y abandonó el campo de Boston visiblemente enfadado.

"Me gustaría disculparme públicamente con la familia del jugador del Liverpool y de sus seguidores. Este es un acto odioso por mi parte, sea cual sea la razón, que no se debe ver en un campo de fútbol. Todas mis oraciones están dirigidas hacia el jugador y su familia", explicaba Gnagnon en sus redes sociales tras el término del partido.

 

El motivo de la patada puede venir de una falta no pitada sobre Munir minutos antes y por la que Gnagnon pudo tomarse la justicia por su mano. Con 1-1 en el marcador y con el futbolista francés expulsado, Alejandro Pozo, jugador cedido la temporada pasada en el Granada CF, marcó un golazo que sirvió para derrotar al vigente campeón de la Champions League.