El Estrella Roja de Belgrado fue retenido en la frontera con Kosovo cuando viajaba para jugar un partido de Copa contra el Trepca de tercera división.

Las autoridades kosovares detuvieron al autobús del equipo de Belgrado en el paso fronterizo de Jarinke. El director del Estrella Roja, Zvezdan Terzic, explicaba la situación: "Nos han prohibido entrar a pesar de las recomendaciones de la FIFA de autorizar la celebración del partido".

 

El Trepka juega en Mitrovica, territorio kosovar, sus partidos de la Liga serbia. El partido contra el Estrella Roja ha sido visto como una oportunidad para realizar una reivindicación política que desde Serbia ven como una provocación.

Kosovo se proclamó independiente en 2008, aunque Serbia no lo reconocen como estado independiente, al igual que España, China o Rusia.