La victoria del Real Madrid contra el FC Barcelona en el Clásico disputado este domingo en el Camp Nou dejó una vergonzosa imagen que ha puesto de acuerdo al fútbol español: son inadmisibles los insultos y amenazas a jugadores y entrenadores.

Ronald Koeman tuvo que soportar que decenas de individuos se agolpasen en torno a su coche (en el que también iba su mujer) a la salida del estadio para abuchearle y patearle el vehículo.

Apenas 48 horas después de la lamentable escena, el técnico neerlandés del Barça ha restado hierro al asunto en rueda de prensa, asegurando que se trata de un "problema social".

"No hay que fijarse esas personas. Parece que ha sido solo conmigo, pero jugadores y sus familias han pasado lo mismo. Hasta Carlos Puyol ha pasado por esto. Hay buscar otra fórmula para que no se repita esto. Es un problema social que hay en todo el mundo", ha explicado.

"No me gusta. Es mejor que te aplaudan a esto. Soy mayorcito y yo quiero disfrutar, disfrutar del ambiente que había otro día en el campo. Si son 8 años más, disfruto 8 años más. Si es 1 año o 3 meses, pues ya se verá", ha añadido.

A Koeman, incluso, se le llegó a pasar por la cabeza bajar del coche: "En un momento pensé: 'voy a salir'. Pero dije: 'mejor no'. Siempre hay teléfonos, los del tic, tac (Tik Tok)... Hay que ser formal".

 

Tras el lapsus (que ha recordado al famoso 'tiki taki'), el exfutbolista ha apuntado al golf como su vía de escape ante la presión.

"Si llega un día que no estoy disfrutando de esto me voy tranquilo, y juego 5 días por semana al golf", ha señalado el neerlandés, que parece compartir hobbie con Gareth Bale, quien siempre que puede se 'escapa' para disfrutar de su otra pasión.