La histórica eliminación del Atlético de Madrid al Liverpool, vigente campeón de la Champions League, tuvo un serio trasfondo y una ristra de réplicas. La intrahistoria, como no, versa sobre el coronavirus, mientras que en sala de prensa se sucedieron las objeciones.

Con el coronavirus corriendo como la pólvora por gran parte del planeta, Klopp optó por primar la seguridad y evitar contacto físico con todo aquel que no fuera de su equipo. Incluso con Simeone, a quien saludó y despidió, antes y después del encuentro, chocándole con el codo, algo que no pudo reprimir la risa del 'Cholo'.

 

Además, se pudo ver como a la salida de vestuarios el entrenador alemán pedía enérgicamente a los aficionados que "quitaran sus manos" y no pidiesen a los jugadores que les chocasen a causa de la facilidad con la que se contagia el COVID-19.

Por otro lado, ya tras la eliminación y en rueda de prensa, el técnico teutón se mostró contrario al estilo de juego de los de Simeone: "No entiendo cómo el Atlético opta por este tipo de juego con los futbolistas que tiene. Cuando veo a jugadores como Koke, Saúl o Llorente... pueden jugar un fútbol diferente y no estar en su propio campo jugando al contragolpe".

A pesar de ello, Klopp vio como justo vencedor al Atlético tras los 180 minutos: "Felicidades a ellos, yo no me siento bien esta noche. Soy un mal perdedor. Ellos han estado brillantes, tenemos que aceptar que hemos concedido tres goles. El Atlético es justo vencedor".