El sello que ha imprimido Jürgen Klopp al Liverpool desde que llegara a Anfield en 2015 es tal que, pese a no haber conquistado aún la ansiada Premier League, si ha conseguido devolver al equipo a la élite europea, con el zénit de la sexta Champions League la temporada pasada. La ciudad, su plantilla y su club lo saben y los dirigentes han querido reconocérselo en forma de renovación de contrato hasta el final de la temporada 2023/2024.

 

Esta renovación contrasta con la tendencia alcista que vive el despido en los banquillos europeos, a la que ni grandes nombres como los de Mauricio Pochettino o, más recientemente, Carlo Ancelotti escapan. La temporada no ha llegado a su ecuador y ya son, en las cinco grandes ligas, 27 entrenadores los que han sido relegados de su cargo.

Nombres tan relevantes como los ya mencionados engrosan una lista de la que también forman parte Niko Kovac, destituido por el Bayern de Múnich en noviembre, Marcelino García Toral, tras una temporada de ensueño para el Valencia o Sylvinho, que abandonó el Olympique de Lyon el pasado 7 de octubre.

 

Además, cabe recordar que su principal antagonista en las islas, tanto por idea futbolística como por la rivalidad entre ambos, Pep Guardiola, renovó con el Manchester City hasta el verano de 2021 y en las últimas horas ha trascendido la información de una cláusula en su contrato que le liberaría este mismo verano.