La historia de Pietro Puzone no es algo inédito en el mundo del deporte rey. Cantidad de futbolistas han echado por la borda todo lo que tenían por malas compañías, nefastas inversiones o adicciones.

El último es el caso del exfutbolista italiano, que coincidió con la mejor versión de Diego Armando Maradona en el Nápoles que se alzó con el Scudetto en la temporada 1986/1987, justo después de que el '10' levantara al cielo del Estadio Azteca el Mundial.

33 años después de formar parte de uno de los mejores equipos del mundo, Puzone vive un difícil presente debido a sus distintas adicciones.

Tal y como informó 'La Gazzetta dello Sport', el exjugador duerme en las calles de Acera, un municipio localizado a 14 kilómetros al noreste de Nápoles.

 

Gianni Simioli, locutor de 'Radio Marte', explicó la situación de exfutbolista: "Le encontré en condiciones inhumanas, se convirtió en un indigente. Duerme en bancos y puede ser que esté enfermo".

Paralelamente, el alcalde de Acera, Raffaele Lettieri, habló también para la 'Gazzetta' sobre la situación de Pietro: "Nos ocupamos de él en mayo, en la emergencia de COVID-19 y las conversaciones previas que mantuvo con el servicio para la drogadicción no resultaron. Si sus antiguos compañeros lo hicieran sentir importante, podría ser un buen estímulo".

De hecho, como afirmó el edil, una de las claves en la futura recuperación de Puzone es la llamada que recibió de sus excompañeros en el Nápoles, a los que prometió recuperarse y salir adelante a través de un vídeo en 'WhatsApp'.