Nuevo acto vergonzoso que tiene lugar en el mundo del fútbol y que, desgraciadamente, es cada vez más frecuente. Si a principios de año fue Eric Dier quien saltó a la grada para agredir a un aficionado que se estaba metiendo con su hermano, ahora ha sido Toni Leistner quien le ha emulado para enfrentarse con un hincha cara a cara.

El jugador del Hamburgo, después de que su equipo perdiese en Copa frente al Dynamo Dresen por cuatro goles a uno, acudió ante los medios de comunicación para la clásica entrevista 'flash' a pie de campo.

En el transcurso de la entrevista, el jugador de 30 años paró el turno de preguntas y escaló hacia la grada para llegar hasta un aficionado, agarrarle de la camiseta y tirarle al suelo.

Inmediatamente, el resto de aficionados que se encontraban en el graderío sostuvieron al jugador y le apartaron del hincha, que quedó petrificado en el suelo.

 

Ya en frío, Toni Leistner publicó un mensaje en redes sociales en el que explica que el hincha cargó contra su familia, por lo que su mecha "explotó".

"Fue extremadamente y masivamente malintencionado contra mi familia, mi esposa y mi hija. En ese momento, mi mecha explotó, especialmente porque éste era un partido extremadamente emotivo para mí", reza el texto del teutón.

Dado que el cuadro arbitral ya había abandonado el terreno de juego, el jugador no recibió sanción. Sin embargo, es posible que la federación alemana actúe de oficio y sancione al jugador, hecho que ya ocurrió en Inglaterra cuando la federación inglesa sancionó cuatro partidos a Eric Dier por un caso similar.