Juanmi Callejón ha dejado una gran huella en el fútbol boliviano y en especial en su club, el Bolívar. Más de 200 partidos donde ha anotado 108 goles, han hecho que Juanmi se haya convertido en uno de los ídolos del equipo de la capital de Bolivia.

Muestra de ello es el amor que le dedican los seguidores del equipo celeste. Ante Royal Pari jugó su último partido y se despidió con un gol en el empate a 2 de su equipo. Lo más duro para el hermano del ex del Real Madrid ocurrió en el túnel de vestuarios al finalizar el partido. Un joven aficionado abordó al español agarrándole de las piernas mientras lloraba y le suplicaba que no se marchase del club. Juanmi, entre lágrimas, se quitó la camiseta y se la regaló.

 

"Toda etapa llega a su fin", comentó Juan Miguel Callejón, agradeciendo los casi seis años vividos en La Academia paceña, primero de 2013 a 2016 y luego desde 2018. "Esto no es un adiós definitivo", advirtió el español, porque "el fútbol da muchas vueltas". "Tal vez en un tiempo más adelante nos volvamos a cruzar", comentó, para despedirse como un bolivarista más.