Jesé Rodríguez estaba llamado a ser uno de los grandes jugadores españoles de todos los tiempos. El canario, gran promesa del Real Madrid, demostró su habilidad y su capacidad goleadora con los blancos hasta que una lesión, una grave lesión, truncó todo para él. Desde entonces no ha sido ni una sombra de lo que prometía ser.

Dijo adiós al Real Madrid en 2016 para irse a un PSG, a un equipo campeón que ya asomaba entre los más grandes de Europa, por 25 millones de euros. Cantidad que, aunque podía parecer escasa, al final ha sido mucha y más sabiendo que cobraba unos 400.000 euros netos al mes.

Sin la confianza de Tuchel, el canario tan solo ha jugado 22 minutos en dos partidos en esta presente temporada, y parecía claro que con su ficha los parisinos iban a buscar un acuerdo que ha sido amistoso para que la etapa de Jesé en la capital de Francia acabe.

 

Tampoco ha estado mucho tiempo allí, pues en estos años la tónica de su carrera han sido las cesiones. Ha jugado en Las Palmas, en el Stoke City, en el Betis y en el Sporting de Lisboa, pero en ninguno de estos equipos logró ofrecer lo que de él se esperaba y lo que se intuía cuando estaba en el Real Madrid.

El fatídico 19 de marzo de 2014

Su pesadilla comenzó un 19 de marzo de 2014. Fue ese día en el que, ante el Schalke en Champions, sufrió una grave lesión de rodilla que le iba a tener apartado al menos seis meses de los terrenos de juego.

Desde entonces no volvió a ser el que apuntaba. Incluso en el Sporting de Lisboa le 'devolvieron' al PSG antes de que acabara su cesión tras anotar tan solo un gol en 741 minutos.

Lo cierto es que, en los últimos años y tras cuatro temporadas, Jesé tan solo ha anotado nueve goles después de enamorar a un exigente público como es el del Santiago Bernabéu.

Más nombrado por lo que pasaba fuera del campo

A pesar de que en su día dijo que iba a ser el mejor jugador del mundo, lo cierto es que Jesé ha estado lejos de todo eso. Desde ese 2014 su carrera profesional como jugador se truncó y todo lo que de él no se escuchaba por el fútbol se ha escuchado por algún que otro escándalo fuera del verde.

Sanciones por saltarse las normas en sus equipos, peleas con compañeros... Finalmente, y a pesar de que tenía contrato con el PSG hasta 2021, el jugador por el que en su día se peleó toda Europa se encuentra, ahora mismo, en paro.