El empleado de la funeraria que se fotografió con el cadáver de Diego Armando Maradona se ha entregado a las autoridades. El trabajador fue a Comisaría junto su abogada tras viralizarse su imagen con el cuerpo del Pelusa, levantando además el pulgar de su mano izquierda mientras que con la derecha toca la frente del fallecido 10 argentino.

En Comisaría informaron que, tras consultar con la Fiscalía, solo recibieron instrucciones de tomarle los datos y de dejarle en libertad.

 

Fue uno de los tres que se fotografiaron con el cuerpo de Maradona. Al no ser un delito penal, ninguno de ellos puede ser detenido, pero todos ellos serán juzgados acusados por supuestos delitos de profanación de un cadáver y de quebrantar "derechos personalísimos".

La Policía de Buenos Aires, además, ha realizado un registro de los tres acusados, requisando sus móviles, un portátil, un USB y camisas que se corresponden con las que se llevaban en las diferentes imágenes.

En cuanto se difundió dicha imagen, este trabajador desapareció por completo mientras recibía amenazas y diferentes mensajes de venganza.

Otra de las personas que sale en una foto con el féretro de Maradona también ha recibido amenazas de muerte. "Pido respeto y perdón a todos. Lo estábamos acomodando y sacaron la imagen. Soy de las personas que por respeto no se sacan fotos así. No pensé que lo subirían o lo pasarían a un grupo", dice.

Diego Maradona murió el pasado 25 de noviembre a causa de un paro cardiaco. Su fallecimiento conmocionó al mundo del deporte, y los mensajes recordando al Pelusa se sucedieron tanto en el fútbol como en otras disciplinas.

Su funeral fue un completo caos, dejando imágenes de este tipo e incluso a una marabunta 'invadiendo' Casa Rosada para asaltar el féretro.