El histórico portero de la Selección Española, del Real Madrid y del Oporto, Iker Casillas, es uno más de los centenares de voluntarios que se han sumado a las labores de extinción del incendio declarado el sábado pasado entre los municipios abulenses de Navalacruz -de donde procede su familia y donde tiene una casa- y Cepeda de la Mora.

Iker Casillas ha colgado en sus redes sociales varias imágenes del incendio que acompaña con mensajes como este: "Con dureza ante las llamas, sin ningún miedo de ayudar y colaborar con la gente. Enormes aquellos que más sabían y que han guiado a los que no teníamos ni idea de coger un azadón".

Casillas se ha mostrado agradecido a la ayuda del resto de vecinos de la comunidad, destacando lo "buena gente" que son los "amigos" de Navalacruz: "Por estas cosas son las que se siente uno orgulloso de que nos conozcan". Sin embargo, Iker confiesa que hubiera preferido "estar en segundo plano, y que esto no hubiera sucedido jamás".

 

Además, en otro momento también enseña los trabajos que realizan haciendo cortafuegos los voluntarios que, como él, se han sumado a las labores de extinción del incendio, catalogado como catástrofe de nivel 2 de peligrosidad en una escala de 0 a 3 -de menor a mayor intensidad- pero sin peligro para la población, aunque sigue activo y sin control.

Hasta el momento, la Junta de Castilla y León ha asegurado que son al menos 12.000 hectáreas quemadas y que, con esta cifra, es el más extenso en los últimos 40 años en la comunidad castellanoleonesa.

Con la reciente actualización de los datos del sistema copérnico, según cálculos del Servicio de Gestión de Emergencias de Copernicus, que proporciona información geoespacial puntual y precisa y que pertenece al programa de observación de la tierra de la Unión Europea, el número de hectáreas calcinadas asciende a 22.723.