Hace años que Zlatan Ibrahimovic vive alejado de su familia. Ellos viven en Suecia mientras que el futbolista se ha recorrido medio mundo en los últimos años para triunfar en diferentes ligas.

Él mismo lo ha contado en una rueda de prensa, en el día en el que volvía oficialmente a una convocatoria de la selección tras retirarse.

Preguntado por sus hijos, contó que su pequeño le había rogado que no volviera a Italia: "Papá, no te vayas", ha confesado el futbolista que le dijo su hijo.

Unas palabras con las que Ibra no ha podido contener las lágrimas. Acostumbrados a su carácter duro, esta faceta del sueco ha sorprendido a todos.

"Es muy duro dejar a tus hijos llorando cuando les dices que te vas", ha finalizado, tras unos momentos en los que le ha costado hablar.

 

Con respecto a su regreso, habló de cómo se cerró: "Cuando pregunté, todos fueron positivos. Cuando se trata de jugar para tu país, nadie se opone. Se trata solo de rendir o no".

A sus 39 años sigue siendo la estrella de sus país. Es el máximo goleador de la selección sueca con 62 goles en 116 partidos.