Zlatan Ibrahimovic no envejece. El sueco, que acaba de superar el coronavirus, fue clave en el Milan en la victoria ante el Inter en un partido en el que anotó un doblete en, ojo, tan solo un cuarto de hora para doblegar a los 'nerazzurri'.

Y, como manda la tradición, el delantero, de 39 años, lo 'celebró' a su manera con un mensaje en las redes sociales.

"Milán no tuvo un rey... tiene un Dios", escribió en un texto que acompañaba a una imagen suya con sus compañeros del AC Milan.

 

Lo cierto es que Ibrahimovic es el gran líder en este resurgir del club lombardo. Lo han ganado todo en este comienzo de la Serie A, sumando 12 puntos de 12 posibles y siendo líderes del torneo.

Ya acabaron como un cohete la pasada temporada, tras un mal comienzo que les dejó sin poder alcanzar cotas más altas.

A saber si es por la llegada de Ibrahimovic o no, pero ciertamente el delantero sueco ha dado un plus de motivación, de energía y de moral ganadora a un equipo que lleva muchos años sumido en una gran crisis deportiva.