Dos estrellas en sus respectivas disciplinas, Zlatan Ibrahimovic y LeBron James mantienen un tenso enfrentamiento ante los micrófonos. ¿El motivo? El activismo político del jugador de los Lakers ante los medios y en redes sociales.

Todo empezó el pasado mes de febrero, cuando el delantero sueco afirmó que "era un error" mezclar el ámbito deportivo y el político.

"El racismo y la política son cosas distintas. Los atletas unen al mundo, la política lo divide. Todos son bienvenidos en nuestro ambiente, no importa de dónde vengas y hacemos todo por unir a las personas", señaló el futbolista del Milan.

 

El cuatro veces MVP de la NBA no dudó en responder a Zlatan recordándole su pasado: "Es gracioso que él diga eso porque se trata de la misma persona que hace años, en Suecia, denunció racismo en el campo por su apellido (su apellido, al ser de origen Bosnio, no suena igual "un Andeersson o un Svensson" en Suecia)".

"Nunca me callaría por cosas que están mal. Yo predico sobre mi gente y predico sobre la igualdad, la injusticia social, el racismo, la supresión sistemática del voto. Cosas que suceden en nuestra comunidad", añadió LeBron.

 

"No hay forma de que apague mi voz desde la plataforma en la que estoy porque sé lo poderosa y necesaria que es", zanjó.

Ahora, en una entrevista a 'France Football', Ibrahimovic ha vuelto a la carga: "Dije que no somos políticos. La política divide a la gente. El fútbol, en mi mundo, une a las personas. Gran diferencia. Los políticos dividen. Si quisiera ser político, haría política. Solo debemos hacer lo que seamos buenos. Los deportes y la política son dos categorías diferentes. Si eres inteligente, lo entenderás".