David Silva jugó sus últimos minutos con el Manchester City en el duelo de Champions League ante el Olympique de Lyon. La eliminación de su equipo supuso su adiós de manera definitiva a una camiseta con la que ha hecho historia.

El club ha informado que colocará una estatua del futbolista canario en los alrededores del Etihad Stadium. Una muestra de la importancia de David Silva en un club que ha crecido en la última década hasta convertirse en uno de los mejores del mundo.

"David ha cambiado la historia del club, es un líder silencioso que ha actuado de forma tranquila y meditada e inspirado a todos alrededor, desde los jóvenes de la Academia hasta los compañeros del primer equipo, durante los últimos diez años.", ha afirmado el presidente, Khaldoon Al Mubarak.

436 partidos para numerosos títulos: 4 Premier League, 2 FA Cups, 5 Copas de la Liga y 3 Community Shields. Y, además, unas estadísticas individuales envidiables: 77 goles y 140 asistencias.

 

"Ha dejado su sello en equipo y en el Club, es parte de la historia de la Premier League. Ha sido parte fundamental a la hora de implantar la filosofía de fútbol bonito que tenemos hoy en día. Ha sido el principio de todo. Como Vincent antes, David tendrá una estatua para que perdure el recuerdo de estos magníficos momentos que nos ha dado, no solo como futbolista, también como embajador del Club que nos ha representado con gran dignidad durante todo momento", explica el máximo mandatario de la entidad en un comunicado.

Silva llegó al City procedente del Valencia CF cuando los millones del jeque comenzaban a asomar. El equipo pasó de ser un club humilde en la Premier a convertirse en un candidato constante a todos los títulos. La Champions League sigue siendo su obsesión, pero, de momento, habrá que esperar.