La victoria del Manchester City por 1-5 en el estadio Jan Breydel frente al Brujas quedó ensombrecida por una lamentable agresión que tuvo lugar tras el encuentro.

Un seguido 'cityzen' de 63 años se encontraba estacionado en una estación de servicio cuando unos ultras del conjunto local advirtieron que llevaba la bufanda celeste.

Los individuos se abalanzaron sobre él para quitársela y, al menos uno, le golpeó fuertemente en la cabeza. El hombre tuvo que ser trasladado al hospital AZ Maria Middelares y se encuentra en la UCI a la espera de que se mejore.

En la página de Facebook 'Blue Moon Belgium', sitio donde confluyen aficionados belgas del City, el hijo de la víctima del ataque relató lo ocurrido: "Mi padre fue cobardemente atacado por su bufanda City en una escala en Drongen. Esperamos que los perpetradores sean encontrados y castigados. Estuvimos por todas partes en Inglaterra y en el resto de Europa sin agresiones. Llegamos a Bélgica una vez y te dan por muerto. Sigue luchando, papá".

A su vez, el Manchester City ha publicado un comunicado en el que indican que están "conmocionados y entristecidos al escuchar los informes de un ataque a uno de nuestros seguidores".

 

"Nuestros pensamientos y mejores deseos están con la familia y los amigos del aficionado con sede en Bélgica, que permanece en el hospital", añade el texto.

El Brujas, por su parte, también ha condenado los hechos: "El Club Brugge desaprueba enérgicamente todo comportamiento delictivo, tanto dentro como fuera del estadio, y antepone la tolerancia. Nuestros pensamientos están con la familia y los amigos del seguidor del Manchester City".