Lorenzo Sanz, expresidente del Real Madrid, sigue en estado grave tras dar positivo en coronavirus. El que fuera dirigente blanco en la conquista de la Séptima y la Octava Champions League se encuentra intubado y sedado, y la situación no invita al optimismo.

Lo ha confirmado su hijo, Lorenzo Sanz, encargado de informar en redes sociales de cómo va evolucionando su padre.

"Todo sigue igual. Está luchando como el campeón que es aunque cada vez con menos fuerzas tras dos días de nulas esperanzas. Que el aliento que le damos todos haga que suceda el milagro", escribió en su Twitter.

Sanz también compartió los duros momentos por los que está pasando la familia: "Más es no poder estar a su lado en estos momentos tan jod***. Es increíble los ánimos que dais y lo que le queréis. Gracias de corazón".

El estado de Lorenzo Sanz empeoró a causa de un fallo renal, una patología que ya sufría antes de su ingreso por coronavirus. Su salud también se ha agravado por un problema de hipertensión.

"La infección grave ha causado un fracaso renal. Hay que esperar 24 horas pero a su edad está complicado. Lo peor es no poder estar con él", dijo el miércoles Lorenzo Sanz hijo.