Como cada semana, Toni Kroos y su hermano Félix han realizado una nueva entrega del podcast 'Simply Mal Luppen' y, como no podía ser de otra manera, han analizado lo que dejó tras de sí el 'baño' del FC Barcelona al Real Madrid el pasado domingo en el Clásico.

El teutón lo define como una "noche amarga" que terminó con un control de dopaje junto a Vinicius, Piqué y Alba: "Éramos la pandilla de perdedores... Eso redondeó la noche, sentado allí durante una hora y media en el control de dopaje".

"Un pequeño dato al margen: el 0-4, una herida en la carne y la noche se completó en el minuto 80 cuando llegó el médico y dijo quién tenía que ir al control de dopaje. Piqué y Jordi Alba estaban allí también. No hablamos. Vinicius y yo éramos la pandilla de perdedores. Así que estaba muy feliz cuando salí de allí", ha explicado Kroos.

Además, el alemán ha desvelado que el polémico 'planchazo' de Aubameyang le dejó una herida de guerra que requirió atención médica: "Tenía una herida y me tuvieron que coser la carne de la tibia con tres puntos. Vi que estaba sangrando, pero realmente no lo noté".

"Seguí mirando el partido desde dentro y vi el 3-0 y el 4-0. Eso fue, por supuesto, muy amargo. Después del 0-1 el partido fue en una sola dirección, eso fue decepcionante. En general, muy débiles hasta el final", ha zanjado Kroos.