La Tercera División no descansó el pasado fin de semana en Madrid, pero hasta cuatro partidos fueron aplazados, en la mayor parte de los casos por mutuo acuerdo. Uno de ellos fue el que enfrentaba al filial del Rayo Vallecano y al Flat Earth en la ciudad deportiva situada en el barrio madrileño de Vallecas.

El partido no se disputó debido a que la delegada del club, Cristina Poves, presentó al equipo arbitral doce partes de baja médica por gastroenteritis 45 minutos antes del comienzo del encuentro. El partido fue suspendido y ahora será el Comité de Competición quien decida si se aplaza el encuentro o si los tres puntos son para el Rayo Vallecano 'B'.

El Flath Earth, a través de su cuenta de Twitter, denunció que Jaime Barroso, director de la cantera del Rayo Vallecano, no aceptó los hechos acontecidos y comentó que: "Hoy se vivió, gracias al director de escuela del Rayo, un episodio muy desagradable, incitando a la violencia y provocando por no estar conforme con el aplazamiento. Un tipo agresivo dirigiendo la escuela de niños del Rayo. ¡¡Rayo, despierta!!".

 

Tras estas acusaciones, el Rayo Vallecano emitió un comunicado en su página oficial respondiendo con dureza al Flat Earth, donde manifiesta que pedirá los tres puntos al Comité de Competición. Además pone en conocimiento de todos que el Flat Earth pide el cambio de fecha debido a que dos jugadores de su entidad estaban convocados con la selección madrileña para disputar la Copa de Regiones UEFA.

 

El comunicado continúa instando a que el Rayo es partidario a un cambio de fecha y propone el viernes día 6 de diciembre, siendo rechazada por el Flat Earth. Ante estos hechos, el Rayo Vallecano traslada tanto a la Federación Madrileña como al Flat Earth que no estaría dispuesto a no celebrar la jornada liguera.

Por último acaba comentando el presunto hecho que ocurrió el pasado domingo en el que se vieron involucrados el presidente del Flat Earth, Javi Poves, y el director de la cantera rayista, Juanma Barroso, donde se comenta que el presidente de la entidad terraplanista tuvo que ser invitado a abandonar la instalación deportiva con la ayuda de la seguridad del club y de la policía municipal.

Javi Poves desmiente estos hechos: "Es TOTALMENTE FALSO que yo saliera del recinto por mediación de la policía municipal, tampoco fui identificado por la misma y mucho menos denunciado. Lo que sí es más que demostrable es como más de 30 personas rodeaban de forma agresiva a mi hermana (delegada y directiva del club) insultándola una vez que yo me alejé, repitiendo una y otra vez: 'Os vais a cagar cuando vengáis aquí, hijos de p***'".

Ante todo ello, Javi Poves cerró su comunicado con un contundente párrafo: "Siento vergüenza de quien controla hoy por hoy ese club, desde arriba hasta abajo. Si piensan que por ser un club de Tercera División recién ascendido vamos a bajar la cabeza y aceptar los imperativos del que un día fue un club grande lo llevan claro".

Un comunicado donde recordó su pasado como jugador del Rayo Vallecano: "Tengo que dejar claro una cosa importante, fui canterano del Rayo Vallecano por dos felices años. Formé parte de uno de los juveniles más potentes y exitosos de la historia del club. Mi respeto es absoluto por la institución".