El 11 de julio se cumplirán 10 años desde que Iker Casillas levantase el Mundial al cielo de la ciudad de Johannesburgo (Sudáfrica) en el Estadio Soccer City.

Un equipo para la historia, compuesto en su mayoría por futbolistas del Real Madrid y el FC Barcelona, logró dos Eurocopas y un Mundial en apenas cuatro años, un hito histórico hasta la fecha.

No en 2008, pero sí en 2010 y 2012, Gerard Piqué fue uno de los dueños de la zaga junto a Carles Puyol y Sergio Ramos.

Ya retirado de la selección y manteniendo sin asomo de duda su puesto de titular en el conjunto azulgrana, Piqué ha repasado lo que ocurrió en Sudáfrica hace 10 años.

"Me abrieron la ceja. Literalmente, me rompí la cara por España, ¡"viva el Rey"!, dijo Piqué en una entrevista a 'L'Esportiu', explicando que dio lo máximo de si para ayudar a España a ganar el Mundial.

Alzando la vista atrás, el '3' lo recuerda con una sonrisa: "Fue una gran fiesta, me lo pasé de cojones. No teníamos ninguna gran estrella, pero teníamos un gran equipo. Eso y el buen rollo fue muy importante".

Tras el Mundial, se produjeron una avalancha de acontecimientos en la vida de Piqué, de los cuales el central destaca tres: "Que fui padre por primera vez, por segunda vez... y poca cosa más porque ya lo había ganado todo... Ganar la Eurocopa".

Por último, se le preguntó a Piqué sobre cómo nació su relación con la cantante Shakira: "La conocí antes del Mundial y le dije que nos veríamos en la final. Yo siempre tan valiente".

Las malas lenguas dicen que el central pasó la noche de antes de la final con la colombiana, aunque Piqué, en tono picaresco, ni confirma ni desmiente: "Ya sabe. De mí circulan muchas leyendas. Pero una cosa es cierta. En Sudáfrica me lo pasé genial".