En pleno mes del Orgullo LGTBI, la polémica está servida en la Eurocopa, un torneo con repercusión mundial que podría ser el espejo de la igualdad, diversidad y tolerancia, pero que ha sido salpicado por diversas polémicas que en nada ayudan a la comunidad.

Primero, la UEFA anunció que iba a investigar a Manuel Neuer, portero y capitán de la selección alemana, por portar la bandera arcoíris en el brazalete de la 'Die Mannschaft'.

Finalmente, y ante la avalancha de críticas que se vertieron sobre un organismo que se cuelga la medalla del 'respect' y el 'equal game', la UEFA anunció que no sancionaría al portero del Bayern de Múnich.

Sin embargo, dos días después, el ente presidido por Aleksander Ceferin ha prohibido que durante el Alemania-Hungría de la Fase de Grupos el Allianz Arena se ilumine con los colores del arcoíris, justificando que se se mantienen al margen de temas políticos y religiosos, pero seguro presionado por el país visitante, que aprobó el pasado martes una ley refrendada por el primer ministro conservador ultraderechista Viktor Orban que restringe los derechos de información con respecto a la homosexualidad y la transexualidad para los jóvenes.

Pues bien, a modo de réplica ante esta situación, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha solicitado a Sergio Busquets, capitán de la selección española, que porte el brazalete de capitán con la bandera arcoíris en el trascendental partido que enfrenta a España frente a Eslovaquia este miércoles en La Cartuja.

La propuesta, considerada "un gesto en favor de la igualdad y la diversidad" por FELGTB, también ha sido trasladada a José Manuel Franco, secretario de Estado para el Deporte.

A pesar de la propuesta, tal y como ha podido saber 'laSexta', Sergio Busquets no portará la bandera arcoíris en el brazalete de capitán, aunque sí llevará el lema 'respect' que permite la UEFA.