El Barça de Ronald Koeman no tiene fútbol... ni alma. Ni de penalti consiguió marcar. Cayó ante el Rayo Vallecano, territorio del 'Tigre' Falcao, que volvió a hacer enloquecer a la afición de Vallecas.

Este Barça no se encuentra y ya son demasiados tropiezos esta temporada. Cada vez más lejos de la cabeza y superado en la clasificación incluso por su rival de esta noche. El Rayo está en Europa.

Si Falcao se ha metido en el corazón a la afición del Rayo en apenas tres meses es por detalles como éste. Su gol fue una delicia, recordando a sus grandes noches europeas con el Atlético de Madrid. Su definición fue muy similar a aquel tanto en la final de la Europa League.

Todo comenzó en un error fatal de Busquets en el centro del campo. Tras su pérdida, la pelota le llegó al colombiano en el área. Recortó a Piqué y colocó la pelota en el palo largo, donde nunca podría llegar Ter Stegen.

 

Es el octavo partido que ha empezado perdiendo el Barça esta temporada. Ocho de trece disputados. Una estadística que demuestra la fragilidad del conjunto de Koeman en defensa, donde ha hecho aguas casi en cada partido.

En ataque solo Kun Agüero asomaba. El delantero argentino dispuso de varias ocasiones de mucho peligro. En una de ellas incluso rozó la cruceta con su disparo desde el interior del área.

Ni siquiera de penalti rompió su 0 en el marcador el Barça. Memphis Depay, derribado en el área, se encontró con Dimitrievski bajo los palos.