El pasado verano, el FC Barcelona trató de consumar la vuelta de Takefusa Kubo tras su paso por las categorías inferiores del conjunto azulgrana. Después de que creciese como futbolista en La Masía, el japonés tuvo que regresar al país nipón después de que los blaugranas fueran sancionados por incidencias en sus fichajes.

Finalmente, Kubo acabó recalando en el Real Madrid desde el FC Tokio a cambio de 2 millones de euros, un contrato de seis años y una ficha superior al millón de euros anuales.

Ahora, con motivo del fichaje del brasileño Gustavo Maia, Xavier Vilajoana, responsable del fútbol formativo del FC Barcelona, ha explicado en 'Catalunya Radio' el porqué del no fichaje del nipón.

"Kubo pedía mucho más que los 4,5 millones que ha costado Gustavo Maia, ciertas obligaciones, duración y salario", señaló Vilajoana.

Tras una temporada cedido en el Mallorca, donde Take ha ido de menos a más, el japonés volverá a la disciplina del Real Madrid para ponerse a las órdenes de Zinedine Zidane en una pretemporada exprés, aunque todo apunta a que el club blanco buscará una nueva cesión para seguir puliendo a su perla.