Jane O'Toole, capitana del St. Mirren WFC, en un lance del encuentro, sufrió una fortísima entrada que le conllevó una fuerte luxación en la rodilla derecha.

Lejos de retirarse del terreno de juego, a pesar de ir perdiendo por 6-0, decidió recolocársela a golpes para seguir disputando el partido.

 

Por suerte, tras atenderle los servicios médicos del club, Jane O'Toole completó el partido que finalizó con 7-0 en el luminoso, pero con una gran lección de compromiso y fortaleza de la capitana.