Robert Lewandowski ha podido jugar su último partido con el Bayern de Múnich. Por la afirmación de Hasan Salihamidzic, director deportivo del club, y también por sus propias palabras al término del partido que jugaron fuera de casa ante el Wofsburgo.

Tras el encuentro, el polaco fue muy claro sobre sus ideas de cara al futuro: "Es muy posible que este haya sido mi último partido con el Bayern".

"No puedo decir eso al cien por cien, pero puede haberlo sido. Queremos encontrar la mejor solución para mí y también para el club", afirmó.

Antes, Salihamidzic, director deportivo del Bayern, confirmó que el deseo de Robert era dejar el club, y que no iba a aceptar las ofertas de renovación que le planteasen los bávaros.

Sabedores de ello, la afición del Bayern que estuvo presente en el campo del Wolfsburgo le despidió a lo grande. Como una auténtica leyenda que se ha hinchado a marcar goles desde que llegase del Borussia Dortmund.

Este año, más de lo mismo, con 35 goles en su haber para superar, por once y por trece dianas respectivamente, a Patric Schick y a Erling Haaland.

Ahora todo está por ver, pero Lewandowski ya ha dado lo pasos necesarios para captar el interés de los equipos que le quieran. Uno de ellos es el Barça.

Según apuntan diversos medios, el traspaso del polaco podría cerrarse en torno a los 35 ó 40 millones de euros.