Probablemente sea una de las mejores plantillas de toda la historia, con jugadores emergentes y otros ya de gran renombre y trayectoria profesional, lo cual significa hacer un esfuerzo económico por tenerles en sus filas. ¿Cómo está haciendo el París Saint-Germain para poder pagar las desorbitadas fichas de todas sus estrellas? ¿Dónde está el fair-play famoso?

Con la llegada de Leo Messi a la capital francesa, ya son cinco los nuevos refuerzos en este mercado de verano y todos de alto standing. El año pasado, el PSG rondaba 235 millones de euros en salarios y a esta campaña hay que sumarle todas esas fichas nuevas y solo restarle una: la de Mitchel Bakker (algo más de 1M bruto).

Se quitan un sueldo insignificante y lo sustituyen por varios que asustan: Sergio Ramos rondará los 12 kilos netos, Achraf Hakimi y Giorginio Wijnaldum otros 10, Gianluigi Donarumma tiene asegurados 7 pero podrían llegar a ser hasta 10 por objetivos y los 30-35 millones que Messi cobrará, según 'Le Parisien'.

 

Por lo tanto, estos sueldos sumados a los de Neymar Jr, Killian Mbappé y compañía, harán que en la temporada 2021-2022 el PSG supere los 300 millones de euros netos en salarios, o dicho de otra forma, llegue a los 660 millones de presupuesto salarial.

En la comparativa, el Fútbol Club Barcelona este año ha tenido un límite salarial de 348 millones, disminuido por las deudas del club. Son números bastante parecidos a los del club francés, quien ha aumentado sus deudas hasta los 204 millones.

Entonces, ¿por qué el Barça no ha podido renovar a Messi y va a tener problemas para inscribir a sus nuevos fichajes mientras que el París Saint-Germain no? La solución está en la normativa del 'fair play' financiero.

En España es LaLiga quien regula ese límite salarial de manera estricta y sin concesiones por la pandemia o por ser un caso excepcional de un jugador en concreto, como dijo su presidente, Javier Tebas, con respecto a la situación con Messi.

 

Sin embargo, la Ligue1 ha decidido posponer esa regulación hasta el 2023 por el COVID19 y la UEFA no parece decir nada al respecto. Se especula que el Mundial de Qatar 2022 podría tener algo que ver, ya que la relación entre el club y el emirato siempre ha existido desde la llegada de Nasser Al-Khelaifi a la presidencia, también organizador del mundial.

De hecho, no es la primera vez que PSG a las órdenes de su actual presidente está envuelto en polémica por temas relacionados con la inyección de dinero proveniente de Qatar y sus fichajes. Ya pasó con el de Mbappé en un traspaso que fue acordado como una cesión para el primer año, aunque el importe de 180 millones por el fichaje fue repartido en dos años.