El racismo y la xenofobia vuelven a azotar al deporte. Tras empatar a tres frente al Anderlecht, el Brujas se coronó campeón de la liga belga por tercera vez en cuatro años.

Noa Lang, extremo del equipo, afirmó que iba a resultar "molesto" durante la celebración, aunque nadie podía imaginarse que terminaría quedando tan sumamente en evidencia.

El jugador fue captado entonando diversos cánticos antisemitas: "¡Nog liever dood dan sporting jood!", que traducido al castellano sería: "¡Prefiero morir a ser un judío del Sporting!".

No se trata de un hecho aislado en el Brujas. Ya en 2019, el club tuvo que pedir disculpas públicamente y desmarcarse de un sector de su afición después de que sus ultras corearan "¡quien no salte, judío es!" y "¡todos los judíos son homosexuales!" frente al Anderlecht.

La ministra Sophie Wilmès califica el suceso como un "antisemitismo inaceptable" después de que ya se hayan repetido en varias ocasiones insultos de aficionados del Brujas a los del Anderlecht por su religión.

 

"Esto es algo insoportable y no tiene cabida en nuestra sociedad. Debemos combatirlo tan enérgicamente como todas las otras formas de racismo", reza el mensaje en redes de Wilmès.